diciembre 1, 2020

Un mal tratamiento de aguas incide en la salud de la población

El tratamiento de aguas es un proceso con el que hay que tener un riguroso cuidado, no puede haber errores, ya que uno fundamental que haga que el agua no sea apta para el consumo humano, puede traer consecuencias terribles para la población.

Y es que si algún parásito o bacteria se prolifera en las aguas que llegan a las casas, entonces esto puede causar enfermedades intestinales muy graves, lo cual no solo produciría una epidemia en esa localidad, sino que también puede colapsar el sistema de sanidad.

Peligro de envenenamiento

Hay ciertos químicos que se utilizan para poder hacer el agua que consumimos, apta, por tal razón en las plantas se debe verificar cuidadosamente todos los procesos a fin de garantizar que el algún que sale de ellas es totalmente potable.

Y es que no solo se trata de una mala potabilización, en el sentido de que el agua tenga organismos patógenos, sino también en el hecho de que la dosis de químicos administrada al agua no se a la adecuada, y pueda provocar esto daños diversos en la población, como lo es un envenenamiento.

 Es por ello que los controlamos en el agua potable deben hacerse constantemente, debe ser un proceso que esté totalmente monitoreado, y ante cualquier señal de alarma, es necesario suspender el proceso de bombeo de agua de una palta hacia las residencias.

Se pueden evitar muchas enfermedades

El agua es un problema cuando no se tiene, en eso estamos claros, porque la falta de este esencial liquido dificulta las medidas de higiene y afianza los reservorios de agua que en su mayoría son los responsables de la transmisión de muchas enfermedades de transmisión por vectores, como lo es el paludismo, así como también muchas enfermedades intestinales producidas por parásitos.

Pero también las aguas pueden tener alto contenido de sustancias como el flúor, las cuales pueden generar enfermedades graves, así como también el arsénico, de manera que es muy importante el análisis del agua antes de que la misma se distribuya a la población.

No solo se trata de hacer análisis del agua en el momento en que se recibe en una planta, hay que buscar las medidas más eficientes de potabilizarlas y retirar algunas sustancias que puedan ser peligrosas, y en todo momento monitorear la calidad del agua que llega a las casas.

El agua es un derecho

Tener agua en muchos países es un verdadero lujo, y esta es la causa por la proliferación de importantes enfermedades que de existir un sistema de distribución de agua continuo y de agua de calidad, portable, las enfermedades se reducirían en algunos acasos en hasta un 80% lo que significaría que millones de personas en el mundo pudieran salvar su vida.

Por ello es que organizaciones como la OMS, la ONU y otras luchan constantemente en que se garantice en todo el mundo el acceso seguro al agua potable, una lucha que ha llevado años y que aun no se ha podido ganar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *